Pastel de Zanahoria Integral y Saludable

octubre 27, 2017



No sé si les he contado que a mí no me gustan nada la zanahorias cocidas. Es de las verduras que no faltan en mi refrigerador y cocino con ellas muy seguido, pero sólo las sirvo a mi esposo y a mi hijo. Es la única verdura que no me provoca comer, todas las demás las puedo comer sin problema. Aunque unas me gusten más que otras.
Saúl no sabe que a mamá no le gustan las zanahorias, afortunadamente aún no se ha dado cuenta.
Sin embargo, adoro las zanahorias crudas y los pasteles de zanahoria...

¡El pastel de zanahoria es de mis favoritos!
En el blog ya tengo dos recetas de pastel de zanahoria, y en la segunda receta: "Pastelito de Zanahoria con Piña y Coco" me he inspirado hoy para crear algo más saludable, sin que por eso sea menos delicioso.

Y por cierto, ¿recuerdan esa vez del por qué le llamé pastelito? Esta vez no tuve ningún problema al llamarle pastel a esta receta, aunque fuera de una sola capa.



Hice este pastel con unas zanahorias que me encontré en Traders Joe´s. Era la primera vez que miraba unas zanahorias arcoíris, y quería hacer algo con ellas. 
El sabor entre las diferentes zanahorias es muy similar, así que no será necesario utilizar zanahorias de colores. Las que encuentren estará perfecto.

Los cambios que realicé para que la masa fuera más saludable fueron; utilizar harina integral, azúcar de coco y aceite de coco.



Estuve pensando mucho en cómo hacer un frosting que fuera saludable, no solo quería el pan saludable. ¡Yogur griego bajo en grasa, era la respuesta! Y para endulzarlo, utilicé un poco de miel de maple, que es un endulzante natural y con muchas propiedades.

Recuerden que la miel de maple no es lo mismo que el jarabe sabor maple. La miel de maple tiene un precio más elevado y el sabor es muy distinto. Además aporta grandes beneficios para nuestra salud, consumiéndolo con moderación.
Otra buena opción para endulzar el frosting podría ser la miel de abeja.

La verdad es que el día que estaba haciendo mi pastel, lo quería ya. Y me salté el paso de cortar el fondo y las tiras de papel encerado para cubrir el molde. Sólo tomé un trozo de papel y lo acomodé. Es mucho más rápido, pero el papel puede llegar a meterse entre el pan. Si quieren unos laterales lisos en el pastel, no hagan lo mismo que yo.




Pastel de Zanahoria Saludable

Ingredientes.

Para el Pan de Zanahoria:
  • 1 1/2 (225 g) taza harina integral + para molde
  • 1 cdita. bicarbonato de sodio
  • 1/8 cdita. sal de mar fina
  • 3/4 cdita. canela en polvo
  • 1/8 cdita. nuez moscada recién rallada (opcional)
  • 2 huevos, a temperatura ambiente
  • 3/4 taza (98 g) azúcar de coco
  • 1/2 taza (125 ml) aceite de coco derretido (tibio o a temperatura ambiente) + para molde
  • 1 cdita. extracto de vainilla
  • 2 tazas de zanahoria, rallada finamente (aprox. 3 zanahorias grandes)
  • 1/3 (40 g) taza nuez de Castilla, troceada y ligeramente tostada
  • 1/3 taza coco rallado (de preferencia sin endulzar), ligeramente tostado
  • 3/4 taza piña fresca

Para el Frosting:
  • 2 tazas (500 ml) yogur griego 0% grasa
  • 1 a 2 Cdas. miel de maple 
  • para finalizar, tiras de zanahoria* y chips de coco sin endulzar


Procedimiento.
Para el Pan de Zanahoria:
Precalentamos el horno a 350 °F (180°C). Preparamos un molde cuadrado de 20 cm con aceite de coco, papel encerado en orillas y fondo, y enharinamos. Quitamos muy bien el exceso de harina.

En un bowl mezclamos todos nuestros ingredientes secos, excepto por el azúcar de coco. Dejamos de lado.

En el bowl de la batidora ponemos nuestra aceite de coco, huevos, extracto de vainilla y azúcar. Batimos a velocidad media-alta por 2 a 3 minutos, hasta integrar los ingredientes. Bajamos la velocidad, y agregamos la piña, zanahoria rallada, coco y nueces. Mezclamos por 1 a 2 minutos más. A velocidad baja agregamos los ingredientes secos poco a poco, batimos sólo hasta incorporar. Es importante no sobre-batir la mezcla. Terminamos de mezclar con una espátula de silicón. Vaciamos la masa al molde y llevamos al horno por 30 a 35 minutos. Hasta que se mire doradito y al insertar un palillo salga limpio.
Dejamos en el molde por 10 minutos. Pasado ese tiempo, sacamos del molde, retiramos el papel encerado y pasamos a una rejilla para que enfríe por completo.


Para el Frosting:
En un bowl mediano mezclamos la miel y el yogur griego, mantenemos en refrigeración hasta el momento de usar.


Para el Armado:
Pasamos el pastel a un plato o una base. Agregamos por encima el frosting y con una espátula lo esparcimos. Finalizamos decorando con las tiras de zanahoria y los chips de coco.





Notas.
*Para hacer las tiras utilicé un pelapapas y con un cuchillo hice cortes para hacerlas más delgadas.

-Se puede conservar hasta por 3 a 4 días en refrigeración.






No les ha pasado que tu cuerpo te pide dulce, y  tú no quieres, bueno si quieres, pero estás tratando de comer más saludable. ¡Este pastel es perfecto para eso!
Sólo recuerden, "todo con medida", incluso hasta con los postres menos culposos tenemos que controlarnos. Aunque sé que no es tarea sencilla.




¡Que lo disfruten!
Bruni's boulangerie



También me encuentran en:   |  facebook  | twitter  |  instagram  |  pinterest  |  google +

-también te puede gustar-

16 Comentarios

  1. Mi querida Maribel, aquí me tienes tomando mi primer café del día (aunque son las 10:44 h de la mañana) y suspirando por un trocito de tu delicioso pastel de zanahoria; lo sé, es algo tarde, pero hoy por fin he tenido un día solo para mí, y he decido no hacer nada, estoy agotada y necesito un día en blanco.
    Ya sé que lo repito sin cesar, pero hubo un tiempo anterior a mi vida blogger, en el que los días eran interminables y las horas se alargaban como por arte de magia, por aquel entonces yo disfrutaba haciendo repostería, mis hermanas adoraban mis meriendas, y todos los fines de semana teníamos alguna excusa para celebrar un no cumpleaños con uno de mis dulces, jajaja.
    Y además, es difícil demostrarlo porque a penas tengo publicado ni la mitad de cosas que hacía por aquel entonces, claro está os tenéis que creer lo que os cuento, entre otras cosas porque no me parece honesto mentir, y si lo digo es porque es cierto.
    A todo esto, el pastel de zanahoria lo descubrí cuando mi cuñado que es danés, y por cierto un excelente cocinero, lo preparó con la receta de su madre, que fue cocinera profesional y le dejó el legado de un maravilloso cuaderno de recetas manuscrito, la pena es que está escrito en danés y a mi me suena a chino, jajaja. Pero bueno él disfruta cocinando, y cuando viene a casa de mis padres (ahora vive en Luxemburgo) no le importa meterse en la cocina para hacernos algunas de sus delicias, porque lo hace todo con elegancia, me gustaría poder enseñar alguna vez como viste la mesa para sus invitados, tiene un gusto exquisito y no falta un detalle, amen de esas preciosas vajillas, cuberterías, mantelerías, etc. que heredó de su familia. Un lujo para los sentidos.
    Como seguro es un lujo para el paladar comer cada bocado de este pastel, que además te has esforzado por hacerlo lo más saludable posible, y eso mi niña, no me cabe la menor duda que en repostería es harto complicado.
    Me gusta tal cual lo has horneado, ese papel arrugado le da un toque muy casero, que en mi casa se valora muchísimo, porque lo comercial es fácil tenerlo, solo con acercarte a una pastelería, compras cualquier cosa super bonita, pero de seguro que no tiene ni la mitad de calidad que un sencillo pero increíble pastel hecho en casa.
    Sencillo, como a mí me gusta.
    Un millón de besos, desde este lado convulso del Atlántico y en espera que las aguas vuelvan a su cauce lo más pronto posible. Que disfrutes de un bonito fin de semana.♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfecto, a mí también antes me rendía mucho más el día. Pero creo que además de que tenía menos actividades que hacer, me desvelaba muy seguido y ese tiempo se lo dedicaba al blog. Y es algo que ahora ya no hago, como ya te lo había comentado alguna vez yo sólo el fin de semana me duermo hasta tarde, de domingo a jueves me ves a las 9 o más más tardar a las 10 ya en mi camita, jajaja. Pero es que también me levanto muy temprano, a las 6:30 ya estamos desayunando. Pero sí tengo que decir que tengo ciertos momentos de mi día en los cuales les puedo sacar mayor provecho.

      Muero por conocer esa receta de pastel de zanahoria, de seguro es todo un sueño. Creo que tendrás que aprender danés para que nos enseñas las recetas ;)

      ¡Millón de besos mi Concha preciosa! ¡Que tengas un fin de semana de lo más feliz!

      Eliminar
  2. Maribel, qué tarta tan bonita, en principio en España nunca he visto esas zanahorias de los dos colores, las moradas y las amarillas claras, allí tenéis mucha variedad de casi todos los vegetales. Yo te confieso que no me gusta el yogur, pero creo que este frosting debe estar muy rico. Las fotos como de costumbre, preciosas.
    Muchos besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí hijo tampoco le gusta el yogur, sin frosting para ustedes;)
      ¡Muchos besos Patty! Bonito fin de semana.

      Eliminar
  3. ¡¡Hola Maribel!! Al igual que tú, no soy muy fan de la zanahoria cocida, y al igual que tú, me encanta cruda y en postres, je, je. Yo también la voy retirando de los platos que la contienen y ya tiene que pasar muy, muy inadvertida para que me la coma. Pero es que, no sé como puede cambiar tanto el sabor, de cruda a cocida, pero es un alimento que cambia mucho de una manera a otra, por lo menos para mi gusto.
    Yo no he tenido la suerte de toparme con unas zanahorias tan bonitas, multicolores, ya sé que no es imprescindible para hacer este pastel, pero son preciosas igualmente.
    Me gusta, qué digo, me encanta este pastel, muy saludable, y lo del yogur griego bajo en grasa, qué suerte, aquí no venden ninguno griego así, con lo que me gusta este yogur, lo compro en contadas ocasiones porque siempre me decanto más por los desnatados comunes.
    Una delicia, Maribel, me encanta que nos tientes con estas maravillas. Besitos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj, ¡pero si somo igualitas!
      El desnatado funciona muy bien ;)
      Mil gracias Isabel, ¡siempre tan linda!

      Eliminar
  4. A mi la zanahoria tampoco me hace mucha gracia aunque me encanta en repostería y de hecho tengo un pastel saludable en el blog, pero como nunca se tienen demasiados me guardo la receta :)

    ResponderEliminar
  5. Hol querida amiga!!! Sencillo y saludable, pero lo mejor es uqe estará delicioso. Tienes un don especial para la repostería y no me canso de decirlo. Siempre es un dulce placer venir a vete. Un beso

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Maribel! Es necesario que los niños no se den cuenta de que papá o mamá no comen tal o cual cosa porque es la excusa perfecta para ellos no comerlo tampoco. No pasa nada si las zanahorias cocidas no te gustan, es problema de textura seguramente, porque a mí me pasa con las alcachofas, que el sabor me gusta pero me cuesta la vida comerlas.

    A mí me gusta poner el papel de hornear sin cortar aunque a veces no es más rápido que cortar las tiras si intentas que no quede muy arrugado ja ja ja

    Me han encantado las zanahorias de colores. Se las vi hace unas semanas a Pilar, la hermana de Concha, en su blog, pero donde yo vivo no las encuentro. Con las naranjas de toda la vida vamos que chutamos ja ja ja

    Ya sabes que a mí me encanta quitarles calorías a los postres, así que este pastel de zanahoria es ideal para mí ¡tengo que hacerlo sí o sí en casa!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es más el sabor :(
      Por acá también las naranjas son mucho más comunes.
      ¡Miles de besos para ti y para Lara!

      Eliminar
  7. Hola Maribel! Es un pastel maravilloso y lleno de sabores saludables y eso es lo que haga que sea perfecto! Yo también me he propuesto hacer de mis postres algo rico y más sano, aunque siga echando azúcar en mis postres procuro que sea azúcar ecológico y ya he cambiado todas mis harinas. Estoy muy contenta con los cambios y no pienso parar aquí jeje!
    Nunca he encontrado por aquí las zanahorias arco iris, son muy bonitas pero es verdad que luego en el bizcocho no se aprecia el color, qué pena jeje! A mi la zanahoria cocida es como menos me gusta también, a ver, si hay que comerla así, la como pero me gusta mucho más cruda ;) .
    En fin, me quedo con tu pastel porque también me ha encantado el frosting que le has puesto, se ve riquísimo y estoy segurísima que esta incluso más rico que un frosting normal lleno de azúcares... jeje!
    Un besote fuerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Marina!
      Un beso fuerte bonita.

      Eliminar
  8. ¡Hola! Hace mucho que no publicas ¿todo va bien? Echo de menos tus recetas ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Cuca! Sí, todo muy bien. Justo en este día publiqué.Y poco más de una semana antes también publiqué, tal vez ya no te estén llegando mis actualizaciones del blog.
      ¡Muchas gracias, un beso para ti y para Lara!

      Eliminar